28 mayo 2007

Marcelo Ramal

Bueno, se vienen las elecciones porteñas y yo, como ciudadano del conurbano voy a tratar de influenciar un poco. Lo que se dice, llevar agua para mi molino.
Vale la aclaración, es para influenciar a los porteños; eso significa que la gente del gran Buenos Aires u otras provincias están excentos de leer esto, ok?
Ustedes habrán escuchado de los candidatos. Que Macri, q Filmus, Telerman y demás... Bueno ese demás en realidad es así: demás, porque nombres, nombres no se conocen. Yo quiero aprovechar este humilde lugar para darles a conocer a uno de esos en particular. Marcelo Ramal.
Se preguntarán porqué nombro a este tipo. Qué bicho me pico. Varios, ese no es el punto. Hablo de este candidato porque lo conozco personalmente. Es probable que a él le cueste un poco más recordarme, pero yo lo recuerdo muy bien. Quizá porque fué profesor mio en la facultad.
No soy amigo de los largos posts, por eso voy a resumir a Marcelo Ramal en dos acciones de las cuales fui espectador en primera fila (sí, con mi cabeza tapé a varios).
Un día Ramal pasando lista encontró que había una estudiante que nunca respondía al requerido presente al ser nombrada. Fue entonces que decidió preguntar al curso si alguien la conocía para poder aclarar su situación con la materia. Uno de los alumnos sentados a mis espaldas mencionó tener contacto con ella, y que tenía entendido que había sufrido un accidente. Ramal hizo un gesto mezcla de tristeza y asombro y luego de unos segundo preguntó sobre su estado de salud. El muchacho dijo desconocerlo, solo tenía esa información porque conocía a una persona allegada a ella.
La clase terminó y una vez que nos retirabamos del aula Marcelo Ramal se aproximó al muchacho y le pidió encarecidamente le consiguiese un número de teléfono de la muchacha o de su familia.
Pasó un tiempo y un día me encontraba con mi hermana en la facultad y vi que ella saludaba a una chica. Luego de esta retirarse me contó se trataba de una chica que había tenido un accidente. Sospeché podría ser la misma de aquel día e intercambiando información terminó siendo ella. Le conté a mi hermana cómo había sido la situación en la cual había oido de ella y sin dejarme terminar me interrumpió.
-" Marcelo Ramal?. Bueno, ese es el profesor que me dijo ella la fue a visitar apenas tuve el choque. La llamaba todas la semanas y se preocupó por ella como si fuese un familiar. Ese tipo es un groso!"
La verdad que se me puso la piel de gallina. Nunca había escuchado algo así. Fue elgo increible. Otro profesor solo hubiese atinado a borrarla de la lista al tercer ausente. El, no solo no lo hizo, sino q se preocupó de ella como ser humano.
La otra historia no es tan emocionante como esta pero es digna de contar.
Estabamos en el segundo parcial de Organización Industrial con Ramal, y a la media hora de iniciado este, Ramal empezó a deambular por el aula de esquina a esquina. Se notaba un clima de tensión en el aire. Ramal ponía cara de pocos amigos y nosotros tratabamos de concentrarnos en desarrollar el maldito examen. De repente Ramal dijo" voy a salir un momento..."
Nosotros sopechabamos estaba engañandonos para agarrarnos infragantis con material de ayuda prohibido (machetes). Pasaban los minutos y Ramal no venía. El silencio del aula se empezó a descoser. Se empezaban a escuchar cuchicheos, pero de nervios. Todavía estaba la idea de la emboscada academica.
Al cabo de unos minutos se escucharon unos pasos y todos clavaron sus miradas en los parciales. De repente se lo vió a Ramal entrar con algo en sus manos. Sí, eran bolsas. Grandes bolsas blancas. Se dirigió a su escritorio y descargó todo el contenido en el. No podiamos evitar mirar lo que estaba pasando. El profesor estaba poniendo golosinas, galletitas y comestibles en su escritorio.
Banco por banco pasó Ramal repartiendo galletitas, caramelos y turrones, mientras preguntaba si alguien deseaba tomar algo.
Ese es Ramal. Alguno me dirá "...Y, pero no por eso lo voy a votar..." Primero te digo que el tipo es un intelectual de primera. Segundo te digo que anda en un falcon 75 q se cae a pedazos y que es el tipo más humilde que vi en mi vida. Y tercero es honesto y tiene sensibilidad humana. ¿No es suficiente?
Bueno, es solo mi pequeño aporte. Para el que no sabe, va por el partido obrero. La verdad, no me importa porqué partido va. Elecciones porteñas : MARCELO RAMAL


Vía: Un argentino en el Gran Buenos Aires

2 Comentarios:

Mario dijo...

Pucha che!, sólo puedo decir que Ramal es efectivamente así, para todo. Lástima que sea zurdo (mi novia, acá al costado, acota que es así justamente por eso... diferencias en la pareja jaja)

elmellinico dijo...

Que grande. Tiene una pinta de bonachon barbara...

Saludos