07 mayo 2008

¿Hay gorilas en Buenos Aires?

No esperaron nada para empezar a cruzarse fuertes acusaciones entre las fuerzas del oficialismo y de la oposición. Desde el lado ganador, al día siguiente de haber consagrado a Cristina Fernández de Kirchner como presidenta, el jefe de gabinete, Alberto Fernández salió a criticar a los porteños por como habían votado. Trató a los residentes de la ciudad de soberbios y los intuyó a que se integren, sean parte del país y dejen de votar como una isla. Esto es una clara muestra de que no resisten ningún tipo de derrota de ninguna índole. Hay que tener en cuenta que Alberto Fernández es el presidente del PJ en la Capital Federal, y sobre todas las cosas, es porteño.

Las respuestas a Fernández no demoraron mucho. La candidata de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, advirtió al Gobierno que "las grandes clases medias argentinas" no votaron gorilas sino contra "un estilo que implica corrupción, desmesura, nepotismo, falta de justicia social y desarrollo económico. Queremos para nuestros hijos no el dominio, no la corrupción, no queremos ser un país bananero".

Otra crítica hacia las declaraciones del jefe de gabinete las hizo la diputada electa por el partido que encabezaba “Lilita”, Patricia Bullrich, quien dijo que las declaraciones "muestran cabalmente su espíritu intolerante e irreflexivo”.

Hay que tener en cuenta que el voto en la Ciudad de Buenos Aires muy pocas veces fue a parar al candidato del justicialismo o peronismo como lo quieren llamar algunos. El presidente Kirchner dijo que hubo un voto absolutamente antiperonista, un voto gorila. Para mucha gente esta palabra trajo recuerdos de la historia argentina, de la época de Perón, donde el término “gorila” fue sinónimo de antiperonista, golpista y enemigo acérrimo. Las declaraciones de Alberto Fernández fue por muchos de los porteños que no votaron a Cristina como que “si no votas al que yo quiero, tu voto no sirve”, y esto alimenta muchas de las cosas que se dijeron del gobierno, de que es intolerante y que los soberbios no son los porteños sino ellos mismos.


vía

9 Comentarios:

Anónimo dijo...

¡Al fin! este blog se aleja de los asuntos de empresas capitalistas que fabrican ídolos de tenis para dedicarse a temas nacionales, cíviles en los que todos podemos opinar porque nos involucran. ¡Felicitaciones!

Rambo dijo...

Cobardía, mediocridad y un complejo de inferioridad terrible. Más o menos como cuando Filmus perdió la jefatura de gobierno contra Macri y salió a decir algo así como que el justicialismo había recibido los votos inteligentes (tratando de estúpidos o ignorantes a quienes no lo votaron).


... y ese hombre fue ministro de educación.

Anónimo dijo...

Es que sí, los que votaron a Macri no son inteligentes, Rambo. Filmus tenía razón. Nada nacionalista el señor Macri, a citar: evasión de impuestos, superficialidad respecto a los temas de fondo de un país como la educación, por ejemplo, una vez dijo refiriendose a la educación que todos los chicos argentinos tienen que tener una computadora, para Macri educación es sinónimo de saber utilizar una computadora ¿no te parece un poquito dictador? A su vez dijo que hay que sacar Canal Encuentro un canal educativo que paga el Estado porque no produce dinero ese canal, claro, porque nos instruye, la educación no da ganacias materiales a corto plazo... Bueno, respecto a ese canal que creo Rambo no debes tener ni idea cual es, el cual se ganó un lugar importante en la clase media que quiere que valoriza la educación, respecto al mismo Macri dijo eso, que había que sacarlo, para construir hospitales privados y demás... Bueno, y otras cosas...

Wendy Pepper dijo...

gracias rambo

Francisco dijo...

Muy buen blog, y cuánta razón tenés.

Saludos!
Francisco
nuevageneracionbsas.blogspot.com

Wendy Pepper dijo...

Gracias por pasar, francisco.

Viva la CC

Francisco dijo...

Gracias a vos por el post.

Estas militando? en Tigre?

Saludos, De Morón!

(frankitonk@hotmail.com)

antónimo dijo...

"Lo que ayer se amuchó en Rosario es una expresión inigualable del pensamiento más reaccionario de esta sociedad, en algunos casos representado por los grupos tradicionales del privilegio; en otros por la inconsciencia social de sectores medios, urbanos y campestres, unidos bajo la bandera del individualismo pequeño burgués y la genética gorila; y en otros por el oportunismo político de liberales y hasta de tribus que se dicen de izquierda. Si se le agrega que se les sumó la Iglesia, sólo que con el cinismo de vías indirectas, el cartón está lleno salvo por un casillero faltante que es la buena noticia: no hay partido militar. Tampoco acompaña el resto del establishment, es cierto, beneficiado por el tipo de cambio alto, la recuperación del poder adquisitivo de algunas franjas medias y, a pesar de que el estilo gubernamental no les resulta muy simpático, la certeza de que el oficialismo es lo único que hay en condiciones de administrar la política. De hecho, están negociando un acuerdo a largo plazo que el Gobierno quiere presentar como el Acuerdo del Bicentenario. Pero las medidas de fuerza del movimiento campestre perjudicaron el clima de buenos negocios, y ya advirtieron que sin el concurso del “campo”, en un país agropecuario, el pacto no tendría sentido. De manera que no se está ante un conflicto menor, porque el poder de fuego de los gauchócratas, lejos de ser todopoderoso, ya demostró que sí les alcanza para lastimar. En el funcionamiento concreto de la economía y en el hecho de que, por un cúmulo de factores, se reaglutinó en torno de ellos un pedazo considerable de la derecha (si quiere vérselo desde una categoría de diferenciación con los rasgos progres del kirchnerismo) o de la derecha de la derecha (si se prefiere juzgarlo con ortodoxia)."

Eduardo Aliverti.

Anónimo dijo...

Sí los Hay.

Hay un gorila y soy yo. Barbú. Hola a todos.

http://www.laguaridadebarbu.com.ar/

el primer gorila escritor.